¡Branding ven a mí!

Si hay algo que las marcas tienen que tener claro en los tiempos en los que vivimos es que el branding es fundamental para mantener sus empresas en el mercado y tratar de hacer que destaquen sobre el resto de competidores.

Existen muchos valores diferenciales que toman los consumidores a la hora de elegir una marca. Si nos basamos en el I estudio de Marketing Relacional, presentado por Mediapost y la asociación española del marketing, podemos decir abiertamente que los españoles somos altamente infieles a las marcas. Esto se debe a que cambiamos a la competencia con excesa facilidad, buscando siempre un valor diferencial que normalmente en nuestro comportamiento se reduce a la oferta que percibimos en cuanto a la relación calidad / precio. ¿Entonces, qué podemos hacer para combatir estos cambios tan vertiginosos entre los consumidores españoles?

Con la alta oferta y demanda con la que nos encontramos día a día ha sido necesario hacer una introspección a la hora de mejorar las herramientas en cuanto a la búsqueda de fidelización de nuestros clientes. Es aquí donde entra en juego una herramienta que ya integramos directamente en las estrategias de marketing online, el branding. Este, vamos a entenderlo no como el desarrollo de un simple logotipo, sino como el desarrollo de una historia que trasciendo más allá de las propias paredes de la estructura empresarial. Una historia que busca ser reconocida, capaz de buscar nuevos significados y contenidos de manera experiencial con sus usuarios y clientes potenciales.

El branding ha pasado a ser casi una obligación en la estrategia empresarial de las marcas y eso, ¡nos encanta! Aceptar que el branding es un todo, que hace que una compañía pueda crecer y desarrollarse en el mundo digital consiguiendo ser una firma única, capaz de transmitir el espíritu de todo lo que hace y mostrar su experiencia generando conversación entre sus usuarios, es auténticamente maravilloso. Dentro de las estrategias del branding e identificación con una marca está la humanización de las firmas, que cada vez más consiguen adeptos que parecen contar con los mismos intereses que ellas en un campo más compasivo y de empatía social.

Según el estudio mencionado anteriormente el 41,8% de los encuestados afirman no volver a saber nada de la compañía tras haber adquirido un producto en el punto de venta. Definitivamente, todavía queda mucho trabajo por hacer y muchas empresas necesitan empezar a fidelizar potenciando en primer lugar su imagen de marca.

Aquí en la ofi somos muy del ¡Branding ven a mí! Fomentamos la creación de la historia de las marcas desde sus inicios, centrando las bases necesarias con el fin de aumentar los resultados y asentar su imagen en el mercado. Así que ya sabes si quieres que tu empresa brille, call us, maybe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *